domingo, 14 de junio de 2009

Muestra de Salvador Dali en El Abasto!!!




Más de 230 obras de Salvador Dalí, entre esculturas, serigrafías, platas, grabados y litografías originales conforman la exposición “Los ojos del surrealismo”, que abre sus puertas al público hoy en el salón Plaza Zorzal, el cual se encuentra ubicado en el primer piso del porteño Abasto Shopping (avenida Corrientes 3247), y discurre en un recorrido laberíntico que invita a adentrarse en la mirada del genial artista catalán.
   Son obras de muy diferentes técnicas y materiales, realizadas entre 1950 y 1980, pertenecientes a Enrique Sabater —quien fuera secretario y administrador de Dalí entre 1968 a 1980 y amigo del matrimonio Gala-Dalí— quien se propuso exhibirlas de modo itinerante en América latina, como forma de divulgación de la obra daliniana.
“La idea fue mostrar la vida de Dalí, cómo es el mundo a través de sus ojos, por eso el espectador va descubriendo sus obras a medida que va avanzando por los pasillos laberínticos de la muestra, llenos de efectos ópticos, textos, imágenes, fotografías personales, sonidos, y así va conociendo un poco más al artista”, cuenta la curadora, Tamara Shanahan.
   El ingreso a la sala está marcado por la escultura de bronce “La persistencia de la memoria”, el ícono por excelencia de la obra de Dalí, también conocida como el “Reloj blando”, una de sus imágenes oníricas más asociadas al movimiento surrealista, parte de su pintura homónima más famosa fechada en 1931, adelantó la curadora.
   La exposición cuenta con series lúdicas como el “Tarot”, que Dalí (1904-1989) realizó para su esposa Gala en gran tamaño y representan el primer trabajo de un plástico en recrear artísticamente las barajas del ágora ocultista, o la serie erótica “Casanova”, donde plasma su técnica de eximio dibujante y su voyerismo sexual.
   Se pueden ver en la exposición series religiosas y místicas como “Los diez mandamientos” y “Siete días de la Creación” realizadas en plata y “Los doce apóstoles”, que contiene a Gala como vigía del resto de los apóstoles y “El Muro de los Lamentos”, describió Shanahan.
   Como integrante destacado del movimiento surrealista, Dalí desarrolló su “método paranoico-crítico” que es el llevar la mente en forma consciente al borde de la locura, provocarla, pero sin traspasarlo y crear dentro de ese límite crítico, idea que se propone evidenciar aquí el espíritu de la muestra.
También se verán series científicas como “Time” y las futuristas “La conquista del cosmos” y “Objetos e imaginaciones del futuro”, donde objetiva elementos y máquinas que, a su juicio, serán concretadas por la evolución tecnológica futura, con la descripción de usos y funciones.
   La serie “El Quijote”, en tanto, rinde homenaje a Miguel de Cervantes Saavedra con Quijotes modernos y atómicos o clásicos del quattrocento, y en uno de ellos se destaca un preciosismo miniaturista en un detalle que el público deberá mirar con una lupa.
   Hay también series de plata, que demuestran la variedad de técnicas dominadas por el catalán, como “Las profesiones”, las “Placas de plata” en bajo y alto relieve que incluyen un homenaje a Pablo Picasso, o las litografías originales como el “Torso de Venus surrealista” o “Elefante celestial”, realizadas sobre papel de cáscara de arroz.
   Se destacan las esculturas realizadas en vaciados en bronce, entre ellas el “Caballo con reloj”, o la escultura de “Alicia en el País de las Maravillas”, figura recurrente en su obra, porque traspasa de su mundo real a un mundo irreal, lúdico y de fantasías a través de un espejo.
   En los grabados “Españoles inmortales” Dalí retrató a Rembrandt, Velásquez, Van Gogh, Miguel Angel, a modo de homenaje, mientras que obras como “Gala de espaldas mirando el mar Mediterráneo” evidencian otra faceta de Dalí, como precursor de lo que se llamó “op art” o arte óptico en los 60 y 70.
   La muestra se completa con fotografías tomadas por Sabater (dueño de la colección) que captaron momentos íntimos de Dalí y su esposa, la proyección de documentales sobre la vida y obra del artista, como el famoso “El perro andaluz”.

4 comentarios:

Candela Treffinger dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
marcela maria dijo...

hola! sabes si sigue hasta el 31 de agosto la muestra?
gracias!!

traficodepupilas dijo...

Vos sabes que tenia muchas ganas de ir, y no lo hice... siempre tuve una gran admiracion por dalí, ahora esa vision fue cambiando un poco, a medida que me interiorice en la biografia de Luis Buñel, cai en que Dalí era partidario de Franco, y que asi mismo difamo a buñel en una entrevista que le hicieron, por lo que Buñúel exiliado en EEUU en ese momento, estaba trabajando en un centro cultural muy importante por lo que a causa de esa nota lo despidieron... Antes no prestaba atencion a la vida de los artistas, sino solo tomaba sus obras, a lo largo del tiempo fui cambiando la forma de ver las cosas, creo que es parte del aprendizaje de todos los dias y que uno se compromete a estudiar la historia que tanto tiene para contar...
que se yo... me quedo la pica... mas que dalí en el surrealismo diria Papá Buñuel!

abrazo dario!
gastón!

sandra dijo...

Sabes que tenes razon, Dali siempre fue sumamente irritante,pero seria bueno separar las cosas,a pesar de sus cosas malas,nadie puede negar que su obra es maravillosa,no?

Sandra.